Categorías
Desarrollo IT Gobierno

La cuarta revolución llega al campo latinoamericano

Las revoluciones más importantes de América Latina sucedieron en el campo. Los páramos latinoamericanos han sido testigos de las desigualdades sociales, pero también de los reclamos de justicia. Ahora, una nueva revolución está gestándose desde las pampas argentinas hasta el río Bravo bajo el liderazgo del Internet de las Cosas.

La cuarta revolución tecnológica está llegando al campo con sensores para predecir la lluvia, monitores que muestren las características del suelo, medidores de humedad. Todos estos dispositivos estarían vinculados a una plataforma de big data que analizaría e interpretaría los resultados con Inteligencia Artificial.

Modernización del campo en América Latina tendría un impacto global

Las innovaciones en el campo tendrían un impacto económico en el mundo, no solo en América Latina. Desde el año 2000, la región superó a América del Norte como la principal exportadora de productos agrícolas en el mundo. En la mayoría de los productos, los países latinoamericanos tienen un superávit y, según los pronósticos, la cuota de exportación de la región crecerá un 25% de aquí al 2028. 

El IoT impulsaría esta tendencia. Estas tecnologías aportan nuevas posibilidades en la gestión de la producción rural. Los satélites con servicios más accesibles permiten el monitoreo de cultivos. Los cosechadores modernos le permiten conocer la productividad por campo (unidad por área). Las soluciones inteligentes de riego miden el nivel del agua en el suelo para evitar el desperdicio y reducir los gastos. Las principales potencias económicas de la región han empezado a dar los primeros pasos para esta revolución.

Los gobiernos de Brasil y Argentina han impulsado la utilización de esta tecnología en años recientes. Brasil ha presentado proyectos pilotos para impulsar la tecnologías del campo en el país, mientras que Argentina planea una reforma en su legislación que permita reducir los costos de los dispositivos tecnológicos. La revolución apenas está comenzando.

Categorías
Desarrollo IT Gobierno

La AgTech en Brasil se encuentra en una etapa temprana

Según la jefe de la unidad de informática agrícola de la Corporación Brasileña de Investigación Agrícola (Embrapa), Silvia Massruhá, aunque varias de estas tecnologías están comenzando a adoptarse en Brasil, el país aún se encuentra en una etapa temprana en el uso de IoT en el campo y su desafío es integrar los proyectos y soluciones que se utilizan.

“Nuestro desafío es el hecho de que ya tienes muchos tipos de dispositivos. Pero no están conectados porque no hay conectividad en el campo, o porque los datos son heterogéneos, o porque no hay forma de integrarse en la aplicación ”, explica la jefe de Embrapa. Según la encuesta de hogares de la CII 2018 realizada por el Comité Directivo de Internet, mientras que el porcentaje de brasileños conectados en centros urbanos alcanza el 80%, en las zonas rurales es del 59%.

Embrapa ha comenzado proyectos pilotos para Brasil. Uno de ellos se enfoca en el monitoreo de plagas y enfermedades. Al monitorear y pronosticar el clima con el uso de estaciones meteorológicas, el objetivo es prevenir la incidencia de la roya asiática en la soya. “Se le dará al sistema la fecha correcta para aplicar el pesticida dependiendo del clima, en intersección con los datos de la enfermedad. Mediremos si esto realmente ayudó a reducir los costos y a aumentar la productividad ”, explica Silvia Massruhá.

Otro proyecto, también coordinado por esta empresa pública, implica la optimización de formas conocidas en el sector de “integración de cultivos, ganadería y bosques”. Esta metodología permitiría a un productor de soja, por ejemplo, encontrar otros usos para el suelo, como plantar pastos para el ganado durante el tiempo en que la tierra se mantiene inactiva.

Los sistemas IoT en el proyecto piloto medirán varios aspectos de esta integración. Los bueyes tendrán chips implantados y, a través de este equipo y otros (como escalas), los datos se cruzarán con otros aspectos, como la alimentación, para identificar su desarrollo y el mejor momento de sacrificio. La prueba se realizará con productores en cinco estados: Mato Grosso, Mato Grosso do Sul, Goias, Sao Paulo y Piaui.

En Rio Grande do Sul y Minas Gerais, un tercer proyecto piloto busca optimizar la producción de leche, con procedimientos como el monitoreo de la alimentación del ganado y la automatización del ordeño. Al final, la leche se comparará con otras sin la adopción de estas tecnologías para evaluar si estas soluciones han mejorado la cantidad y la calidad del producto.

El centro de desarrollo de tecnología CPQD lleva a cabo un proyecto con una empresa agrícola que instala sensores en tractores y otros equipos con el fin de monitorear el rendimiento de la máquina. El sistema rastreará la distancia recorrida, el consumo de combustible y cualquier problema para identificar las demandas de mantenimiento.

“Imagina si estás en el medio del campo y la máquina se descompone. El productor tiene que detener la cosecha, retirar la máquina y enviar otra. Si es posible tomar todos sus datos y predecir que tiene una posibilidad muy alta de ruptura, la persona puede solicitar mantenimiento antes de que ocurra algo ”, explica el director de innovación de CPQD, Paulo Curado.

Retos en las políticas públicas de Brasil

Los investigadores, empresarios y autoridades señalan que la agricultura es uno de los sectores donde las tecnologías de IoT están experimentando una evolución más rápida. “Hay mucho potencial en Brasil para la agricultura. Es una de las áreas prioritarias y se está fortaleciendo en los próximos años ”, dice el presidente de la Asociación Brasileña de Internet de las Cosas (Abinc), Flávio Maeda.

El área fue elegida como prioridad en el Plan Nacional de Internet de las Cosas, lanzado en junio. El documento describe pautas genéricas, sin entrar en detalles sobre qué medidas tomarán las agencias estatales para estimular estas tecnologías en el campo.

Las propuestas y proyectos serán preparados por un grupo creado para este propósito, llamado Câmara Agro 4.0. Dirigido por los Ministerios de Agricultura (MAPA) y Ciencia, Tecnología, Innovaciones y Comunicaciones (MCTIC), también contará con la participación de otras agencias, investigadores y asociaciones y empresas de la industria en el país.

Según el secretario de innovación, desarrollo rural y riego de MAPA, Fernando Camargo, los miembros evaluarán acciones en varios frentes. Lo más importante será la expansión de la conectividad en las zonas rurales, dada la extensión territorial y el contingente de personas que aún están fuera de Internet en estos lugares. Según la encuesta de ICT Households 2017 realizada por el Comité Directivo de Internet, mientras que la tasa de hogares con acceso a la web es del 65% en las regiones urbanas, en las zonas rurales cae al 34%.

La Cámara también debería centrarse en programas para fomentar la adquisición y difusión de tecnologías innovadoras. Una de ellas es estimular la creación y el crecimiento de startups tecnológicas. El objetivo con la difusión de estas soluciones técnicas es aumentar la productividad en el campo. En la actualidad, existen 338 startups de Agtech en Brasil.

“Necesitamos alentar a las startups para aumentar la cadena productiva dentro del área de agronegocios”. 

Marcos Pontes, titular de MCTIC.